Buenos días...

Amanezco
al calor de tu cuerpo
te cubren  mis cabellos
me abrigan tus brazos
el ronroneo incesante de las palabras
imposibles de pronunciar
en ese leve espacio entre la vigilia y el sueño

Es la aurora de mi cuerpo
beber
de tus labios
nectarino afluente de mi pecho
sintiendo
esas manos presurosas que buscan
que nada de mi se quedara en los sueños
saber
que no necesito abrir los ojos para verte
estar en ti
gozar de la premura del deseo
de la complicidad del retraso a la jornada
que el reloj puede seguir gritando
que el tiempo se escurre
mientras nos amamos





No hay mejor "buenos días"
que el nuestro




Creative Commons License

Tu que has despertado

Tu que has despertado
mas infiernos que los demonios que me habitaron
no temes quemarte entre las brasas ardientes de mis caderas
remueves el fuego con tus manos
y es tu aliento cercano el que lo aviva

Yo volcán que espera
la erupción conjunta de nuestros abrazos
me entrego pródiga

Hierven las pieles
en la entrega desatada de la espera
reavivando las llamas
con las palabras murmuradas
los besos apresurados
las caricias prohibidas…

Tu que vives gozoso en mis infiernos
libera
y has esclavos de ti
mis espíritus siniestros


Para ti que no temes la persona que soy
lo que pienso, lo que creo
o lo que siento

Creative Commons License

Invoco a Erato

Invoco a Erato cada vez que tu nombre llama mi oído
lleno de versos las paredes invisibles
las hojas transparentes
el olor a septiembre y ciruelos florecidos

Eres palabra no escrita
en la punta de mis cabellos
en la yema de mis dedos
en la palma de mi mano
en mi ávida lengua

Y estas en la ausencia
adherido
a mi cuerpo que se eriza
con tu susurro en el viento
clavado en mi carne
resonando en mi pensamiento
avaramente mío
de mi
de mis deseos


Creative Commons License

Dejar que me ames


Dejar que me ames
pertenecerte
ser de ti 
en ti
y fuera de ti
entre tus brazos
dentro de tus ojos
dentro de mi
ser
parte de tu aliento
abandonarme...

Dejar 
que nos pueblen las auroras
nos avancen el vuelo de los sueños
que nos vivan las noches oscuras o estrelladas
bendecirnos bajo la luna
alimentarnos de caricias y besos
y dormir
con el corazón unido en uno solo...

Llena de versos sin palabras
hecha de música inaudible
visibles solo entre nosotros...

Para el ave que me hace volar



Creative Commons License